Energía y Petróleo

El sector energético se perfila como un sector estratégico en la economía globalizada.

La energía supone uno de los pilares básicos que mantienen el denominado estado del bienestar. Como consecuencia, la correcta utilización de la energía y la liberalización de los mercados devienen en elementos clave para conseguir un suministro estable.

Las principales características del sector en relación a la seguridad y que configuran un perfil específico de necesidades son:
 

  • Acceso restringido a las instalaciones
  • Riesgos para la población civil y para el personal del propio centro en caso de accidentes o sabotajes, que requieren grandes esfuerzos en prevención y, al mismo tiempo, una capacidad demostrada de gestionar situaciones de emergencias
  • Adaptación a la normativa europea de instalaciones críticas
  • Grandes instalaciones con amplios perímetros y niveles de sectorización
  • El aislamiento de la mayoría de las instalaciones disminuye la capacidad de respuesta incrementando con ello el riesgo de intrusión 
  • Continuidad en la actividad: funcionamiento 24 horas del día y 365 días al año
  • Transporte de mercancías peligrosas
  • Sistemas de seguridad homologados y de alta resistencia por estar al aire libre
  • Mantenimiento preventivo y correctivo de sistemas complejos y con gran exposición a la intemperie y a elementos muy corrosivos

 

Prosegur tiene una amplia experiencia en este sector para el que ha desarrollado soluciones integrales en seguridad adaptadas a las especificidades de los diferentes centros, plantas e instalaciones productivas y de distribución: refinerías, centrales nucleares, térmicas, hidroeléctricas, ciclos combinados, parques fotovoltaicos y eólicos, etc.